[Crítica] Leprous | The Congregation | 2015

Leprous lanzó al mercado el 22 de mayo su cuarto disco de estudio, que viene a cuadrar el círculo iniciado con Poppy Tall Syndrome (2009). Desde la atalaya de nueva promesa del metal progresivo, si con su primer trabajo dejaron muy buen sabor de boca, Bilateral (2011) venía a confirmar que estábamos ante una de las formaciones más prometedoras del metal progresivo mundial con un disco impecable, incombustible y rebelde, que daba por fin, sin complejos, ese necesario punto de épica y de grandeza del cual el metal progresivo a veces carece. Por otro lado, Coal (2013) era quizá un intento de ruptura con el leiv motiv de los dos trabajos anteriores en busca de nuevos sonidos, que si bien fue un buen trabajo, no terminó de encajar para algunos oídos y quedó con la sensación de que aún quedaban teclas que pulsar para dar con la correcta.

90c210c6-17a4-4593-9576-3710ad519166

En 2015, la maquinaria se ha puesto en marcha de nuevo con The Congregation (2015), un trabajo notable que añade variedad a su sonido y sabe aprovechar muy bien los puntos fuentes de este conjunto noruego. Es en este trabajo dejan suelto el milagro que Einar Solberg tiene en la garganta, donde exploran nuevos terrenos sin miedo. The Congregation (2015) es una apuesta valiente, sacando la cara ante unas canciones muy dignas (Rewind, The Flood, The Price, Slave, Within My Fence) que aportan variedad y frescura al sonido del grupo.

The Congregation (2015) sigue la senda del Coal (2013) y es, por tanto, más rock progresivo y menos metal, un disco de excelente factura y complejos ritmos donde Leprous baja de revoluciones para ofrecer su cara más melódica. Menos agresiva y más experimental. Donde la melodía se convierte en protagonista, y la voz toma el control: Einar Solberg nos regala algunas de sus mejores interpretaciones vocales hasta la fecha (The Flood, Down, Slave) dando un toque operístico a todo el conjunto, la percusión cumple con su papel de acompañante, teniendo algunos momentos muy brillantes (Within My Fence, Triumphant) y las guitarras, aunque intentan estar en un segundo plano, potencian el epicentro de este disco: el tremendo trabajo vocal y melódico detrás del mismo. En definitiva, no es un trabajo donde se desparramen ni den rienda suelta a la locura de ritmos frenéticos y punteos imposibles de sus anteriores trabajos, sino que se toman las cosas con calma para volver a construir, una vez más, una nueva morada desde donde mirar al horizonte del metal progresivo actual. Larga vida al rey.

VEREDICTO FINAL: Leprous continúa buscando nuevos sonidos para evitar estancarse en lo de siempre, y en la ruptura con su sonido anterior, nos regala algunas de las mejores canciones que han facturado los noruegos. Se echa en falta algo más de presencia del excelente metal progresivo que les hizo llegar al podio, pero sin duda es un disco compacto y bien trabajado que gustará a os fans del conjunto y a los públicos que busquen algo más melódico.

  • Lo mejor: Las líneas vocales, la percusión, ritmos guitarreros y originales.
  • Lo peor: Quizá demasiado parecido entre canción y canción. Que no sea más largo.
  • Te gustará si te gusta: El rock progresivo o el metal progresivo más melódico.
  • Nota: 8 / 10
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: